Moby Dick (1987-1996)

Entre 1987 y 1996 Charley Reuvers hizo una serie de ocho grabados y ocho pinturas sobre la novela Moby Dick.

Moby Dick de Herman Melville se publicó en en 1851. La novela trata de la obsesión del capitán Acab por la caza de un cachalote blanco, causada por un anterior combate con el cachalote, en el cual Acab perdió una pierna. La historia está escrita con un extraño lenguaje entre shakespeariano y bíblico que incluye sermones, monólogos, textos de teatro, fragmentos en dialectos locales, artículos científicos y capítulos del estilo de la corriente de la consciencia.

Se trata de una novela de iniciación a la caza de la ballena, y es una aventura plagada de metáforas y significados ocultos con reflexiones sobre temas esenciales como la fiabilidad del conocimiento y de la percepción, el libre albedrío frente a predestinación, el rango social, el bien y el mal y la cuestión de si existen o no dioses y demonios, ya sean de los credos o ritos calvinistas, vudú o de Zoroastro.

El Museo Trópical

En una entrevista de 2013, Charley Reuvers confesó que al principio no sabía cómo abordar el proyecto Moby Dick. Anteriormente había basado otro proyecto en un libreto para el ballet Los Novios de la Torre Eiffel de Jean Cocteau en 1921. Eligió la forma de una tira cómica que se publicó por partes en 1977 y 1980 en la revista literaria bimestral El Revisor. Era obvio que quería hacer algo con Moby Dick – a los diez años había leído la primera edición de la Illustrated Classics (Las Clásicas Ilustradas), y ya se había sentido fascinado por la novela.

Finalmente encontró una solución a la forma del proyecto que consistía en crear un museo bidimensional de testigos silenciosos que aparecen en Moby Dick. Dice Reuvers: “Me inspiraron las impresiones recibidas durante mi juventud en el Tropenmuseum(El Museo Tropical) de Ámsterdam”. De repente descubrí el modo de utilizar en el proyecto esa enorme colección de objetos multicolores y a menudo incomprensibles que siempre me había atraido. Eso funcionó. Había muchos elementos que aún no se habían utilizado en el contexto de las ediciones de Moby Dick.

El Ángulo de visión

Con la elección del museo bidimensional la serie de Moby Dick de Reuvers se diferenció de la mayoría de artistas e ilustradores que habían trabajado en la novela, los cuales a menudo habían elegido reflejar los pasajes más dramáticos del libro. Reuvers puede equipararse a artistas como Frank Stella, Jasper Johns, Sam Francis y Robert Indiana que habían elegido una forma más abstracta de expresión. Reuvers refleja el lado épico de la novela casi indirectamente, a través de la visualización de objetos y documentos que aparecen en Moby Dick, tales como fotografías, fotogramas de cine, portadas de libros, cartas marítimas, del tarot y naipes, etiquetas y caligrafías.

Trompe l’oeil

Reuvers eligió la técnica del grabado en color. Dividió el libro en ocho partes resultando ocho grabados. El número de colores que utilizó inicialmente fue modesto; tres colores en el primer grabado, pero rápidamente al elaborar la serie fue aumentando la escala cromática hasta llegar a los cinco colores que fueron necesarios en el último grabado para crear la portada de la mencionada Illustrated Classic. El tono de base de cinco de estos grabados es rojo o rojo-marrón y en tres de los grabados posteriores es azul. El conjunto completo de grabados ha sido imprimido seis veces. Como Reuvers también dibuja las sombras de los objetos, los grabados muestran una gran similitud con las pinturas que utilizan la técnica del trompe l’oeil, a la manera de los pintores Cornelis Gijsbrecht, Raphaelle Peale y Samuel van Hoogstraten.

Fuentes

Cada grabado y más tarde, cada pintura que Reuvers hizo sobre Moby Dick fueron precedidos de un detallado estudio. Aparte de Moby Dick, en la edición de Penguin anotada por Harold Beaver, Reuvers consultó La Contra-biblia de Melville de Viola Sachs, The Melville Log de Jay Leyda, The Yankee Whaler de Clifford Ashley, Ballenas de A.B.C. Whipple y la Enciclopedia Larousse.

Las fuentes secundarias incluyen también: Los Indios de Nueva Inglaterra de C. Keith Wilbur, El libro Egipcio de los Muertos de Evelyn Rossiter, El Rito de Osiris de Ernest Wallis Budges, Mitos Griegos de Robert Graves, La Guía Elsevier para las Aves Marinas, Ballenas de Jean Cousteau, Anacarsis Cloots de Bernd Schminies y L’Encyclopedie (Marina) de Diderot & d’Alembert.

Reuvers copió muchas fotografías de los libros de la Biblioteca Pública de Ámsterdam y visitó, además del mencionado Museo Tropical de Ámsterdam, el Museo Marítimo de Ámsterdam, el Naturalis de Leiden, el Jardín Botánico, el Museo del Hombre de París y el Musée Océanographique de Mónaco.

Para conocer exactamente la construcción de un ballenero con su bote construyó modelos a escala de 1:50 y 1:25. Así es que Reuvers trabajó muy a fondo, recogiendo copias de imágenes y de textos en carpetas que fueron aumentando su volumen a lo largo del proyecto.

Grabado, pintura y assemblage

Aunque Reuvers pasó varios años en la Academia Gerrit Rietveld, no fue allá donde aprendió a grabar. Aprendió la técnica de sus amigos. La serie de grabados también revela la evolución de su estilo considerablemente artesanal. Sin embargo, a lo largo del proceso Reuvers se fue haciendo cada vez más consciente de las limitaciones de esta técnica. Cuando terminó la serie de grabados y viendo que gran parte del material de Moby Dick había quedado sin utilizar, decidió volver a empezar la serie, ahora con pintura acrílica sobre lino.

Además de crear un efecto de trompe l’oeil (trampantojo) en los objetos pintados, más que en los grabados, de vez en cuando añadía objetos reales, como fragmentos de textos e imágenes enciclopédicas del Larousse, un pequeño libro, un reloj, una melena o la navaja de afeitar de su padre.

Para la primera pintura Reuvers se había basado por completo en el grabado, en cambio en las pinturas posteriores se apartó cada vez más y sus referencias se volvieron más libres y personales. Algunas imágenes, como la portada del libro de Isaac Psalms (En La deputación de Anarcharsis Clootz) o la veduta (en Testículos de ballena para el desayuno) han sido inventadas en su totalidad o en parte por Reuvers.

El regreso de los cazadores de cabezas

Conocí a Charley Reuvers por primera vez en 1968 en la cantina de la Academia Gerrit Rietveld. Mi atención fue inmediatamente atraído por una pila de curiosos discos que había en su mesita. El primer disco era una antología de grabaciones musicales de los Dayacos de Borneo cuya primera canción era “El regreso de los cazadores de cabezas”. Los otros discos eran de música de Mauritania, Bali y si no me equivoco, de Burundi y del Medio Oriente.

Tras esa entrevista mantuvimos, de manera intermitente, el contacto. Incluso antes de que terminara la última pintura, hice con él una exposición sobre Moby Dick en 1995 en el marco del proyecto artístico W139 de Amsterdam. Aparte de la gran cantidad de grabados y pinturas de las que ya hemos hablado aquí, la exposición también incluía maquetas de barcos y de objetos combinados, tales como calaveras, fetos conservados en alcohol y estatuitas de cera de arponeros. En la inauguración se sirvió ron y un coro cantó canciones marineras.

Nueva York y París

Después de completar las pinturas, Reuvers se puso en contacto con Elizabeth Schulz, que acababa de publicar su libro Unpainted to the Last sobre Moby Dick en el arte estadounidense del siglo XX. Schulz invitó a Reuvers a participar en una exposición sobre Moby Dick en la Universidad de Hofstra en Nueva York para conmemorar el 150 aniversario de la publicación del libro. Esta exposición tuvo lugar un mes después del histórico 11 de septiembre en Nueva York.

El impacto del ataque a las torres gemelas en el ambiente cultural de los Estados Unidos condiciónó el proyecto de la exposición del trabajo de Reuvers sobre Moby Dick en muchas otras universidades estadounidenses, y finalmente la itinerancia no tuvo lugar. A través de una amiga de una amiga que estudió literatura estadounidense en Paris VIII, Reuvers conoció a Viola Sachs. Además, la exposición que intentó organizar en París no despegó. No fue hasta 2013 que Reuvers pudo exhibir por completo y por primera vez su trabajo sobre Moby Dick en la galería de arte WG Kunst de Amsterdam.